Esta mañana, el equipo técnico de Trabajo Social del Programa Salas Cuna, bajo el ala del Ministerio de Desarrollo Social, llevó a cabo una manifestación pacífica en las cercanías de la institución. La protesta tuvo como objetivo destacar las condiciones de precariedad laboral en las que se encuentran desde el año 2016.

Mediante un comunicado, las profesionales denunciaron las difíciles condiciones en las que se encuentran y demandando al gobierno provincial: el pago de salarios adeudados correspondientes a los meses de julio y agosto, la recomposición salarial que refleje la realidad económica del país, el cumplimiento de los aumentos acordados y la incorporación inmediata a planta permanente.

“En todo momento hemos sostenido la importancia de tener abierto el canal de diálogo con las autoridades del Programa, pero sólo hemos recibido como respuestas informalidad e incumplimientos en los acuerdos a los que se llegó a lo largo del año. Ninguno de nuestros reclamos obtuvieron respuestas favorables, lo que deja en evidencia la falta de voluntad política no sólo con el equipo técnico de Trabajo Social, sino también con la política pública y su población beneficiaria”, manifestaron.