Los brasileños hinchas de Lionel Messi constituyen un grupo cada vez más grande y se agrupan para ir a ver al capitán argentino esta noche al Maracaná vestidos con indumentaria albiceleste, tratando de sumarse a los hinchas de la selección dirigida por Lionel Scaloni que no serán mayoría en el estadio.

Salvo algunos argentinos desperdigados por las playas de Copacabana, que aprovecharon la vuelta del sol a Río de Janeiro después de tres días tormentosos, no hay demasiada afición visitante ni euforia por los campeones del mundo.

Esta fiebre de fanatismo por el ídolo argentino puede estar relacionado con la falta de íconos futbolísticos que hoy sufren los brasileños, a quienes por ejemplo Neymar sigue sin entrarles en el afecto por algunas actitudes que ellos reprueban, mientras que a Vinicius lo ven muy lejano todavía, sin contar que ninguno de los dos puede jugar por lesiones.

A esto se suma el titubeante andar del equipo por las Eliminatorias, donde ocupa un quinto puesto en cinco fechas con las últimas tres sin victorias y con dos caídas en fila ante Uruguay y Colombia.

Así y todo, el brasileño es futbolero y por eso agotó en un instante las 69.000 localidades que se pusieron a la venta para el encuentro de esta noche sobre una capacidad total de Maracaná que asciende a 10.000 más.

Lee también: Abel Pintos se descontrola en Got Talent y sorprende con su reacción a brillante presentación de Docta Dance