Se escucharon a todas las partes, nosotros obviamente en el sistema de provisión de estos insumos no tenemos nada que ver, nosotros somos los que usamos y necesitamos traerlos para poder atender a los pacientes como se merecen y, según las evidencias escritas, de la mejor forma de tratar, por ejemplo, un infarto y algunas otras enfermedades.”

Pablo Stutzbach, Vicepresidente 1° de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC)