La escuela es un lugar de aprendizaje académico, pero también de compañerismo, contención y sociabilidad. Y eso lo saben muy bien las cocineras del Paicor del IPEM 294 de Jesús María: Dalila, Florencia, Silvana y Patricia se encargan todos los días de poner un plato caliente en frente de cada estudiante.

Se llevan todos muy bien. Ellas los escuchan, aconsejan y acompañan en momentos muy importantes de sus vidas y ellos, como muestra de gran gratitud, les regalan flores, chocolates o lo más preciado, que es tiempo de calidad en sus ratos libres y recreos. Por eso es que, por segundo año consecutivo, los alumnos del último año del secundario les pidieron a sus cocineras favoritas que sean quienes les entreguen los diplomas de egresados.

Con orgullo, Dalila cuenta que arrancan a las 8 de la mañana, y los platos que más salen de la cocina son desayunos con malta o chocolatada con pastafrola, criollos o bizcochuelo -depende del día-, y los suculentos almuerzos están programados por una nutricionista e incluyen estofado, tallarines, milanesas, ensalada rusa y otras exquisiteces. Son unos 250 chicos que comen todos los días en el colegio.

“Los chicos vienen, nos cuentan sus problemas, nos llaman, lo que viven en el colegio, las notas. Nosotros les aconsejamos que sigan en el colegio. Los chicos de 6to que los tenemos desde 1er año nos vienen diciendo que les entreguemos el diploma de fin de año. Nosotras contentas, nos sentimos orgullosas de que nos elijan”, cuenta emocionada.

Conocé esta emotiva historia en Córdoba Noticias: