La reunión entre referentes empresariales y sindicales se frustró y todavía sigue indefinido el aumento del salario mínimo, que actualmente es de 156 mil pesos. Por lo tanto, también se postergó la definición del piso para el Impuesto a las Ganancias, que equivale a 15 veces el monto del sueldo básico.

En otros temas a establecerse en la reunión, el monto del plan Potenciar Trabajo, que se valoriza en la mitad del piso salarial, tampoco quedó oficializado.

El encuentro definiría el nuevo esquema a partir de marzo, pero sin consenso entre el Consejo y cámaras empresariales, el monto lo establecerá el gabinete del presidente Javier Milei.

La CGT solicitaba un aumento del 85% sobre el salario mínimo, vital y móvil que se estableció diciembre del 2023, durante el gobierno de Alberto Fernández. Para ese entonces quedó en 156 mil pesos por lo que ahora se pide que el piso salarial quede en 288.600 pesos.

La reunión:

La sorpresa fue el modo en el que se realizó la conversación, ya que la Secretaría de Trabajo que conduce Omar Yasín habilitó dos salas de Zoom diferentes, en una para dialogar con los empresarios y en otra con los grupos sindicales. De esta manera, no se logró una negociación, ya que cada parte expresó sus opiniones por separado.

Ante el pedido de los gremios, según fuentes del sector que dialogaron con la agencia Noticias Argentinas, la UIA lo rechazó por lo que las cámaras empresariales no pactaron ninguna propuesta de incremento.

Días antes, se sabía que la CGT iba a pedir un aumento de en torno al 85%, con el argumento de la pérdida salarial sufrida por los efectos de la inflación de diciembre y enero, en ambos casos con datos superiores a los 20 puntos porcentuales. El monto final sería de 288.600 pesos.

La propuesta fue descartada y sin posibilidad de negociación por las condiciones de la reunión. Además, el Consejo se conforma por 16 sindicalistas y 16 representantes empresariales, lo que dificulta aún más la posibilidad de acuerdo mayoritario. Asimismo, trascendió que desde empresarios se pretendía un aumento de solo el 17%.

Tras no llegar a ningún pacto, intervino Yasín y llamó a votar en 10 minutos nuevamente, instancia en la que se volvió a descartar el aumento propuesto por la CGT. A partir de ahí, sin acuerdo otra vez, el Gobierno buscó apelar a la figura del laudo para fijar el nuevo Salario Mínimo, pero finalizó el encuentro y la decisión la tomará Yasín y su equipo. 

La decisión de establecer el SMVM se da de manera periódica y repercute directamente en diferentes sectores de la economía, tanto en los asalariados más altos como en los más bajos. A partir de este dato, se puede determinar el piso de Ganancias, Potenciar trabajo, entre otros. Ahora, esos montos se renovarán una vez que el Gobierno decida actualizar, de manera unilateral, las nuevas cifras.

El comunicado de la CGT.

“El Gobierno hizo fracasar la reunión del Salario Mínimo Vital y Movil”, es el comienzo del comunicado que firmó la CGT apenas terminó la reunión, en la que había propuesto llevar el SMVM un 85% más arriba de su valor actual.

“Rompiendo una larga tradición de dialogo social tripartito y acuerdos colectivos en el ámbito del Consejo del Salario en nuestro país, el gobierno impidió el normal desarrollo de la reunión con el único objetivo de boicotear cualquier posibilidad de acuerdo”, sostienen en el texto.

“La Confederación General del Trabajo viene solicitando desde diciembre la reunión del Consejo para establecer un nuevo Salario Mínimo y un nuevo valor de la asignación por desempleo”, añaden desde la central obrera.

Y advierten que “en tiempos de altísima inflación y con aumentos intolerables e injustificables de precios establecer un piso social es necesario e impostergable. Cómo es de público conocimiento la propuesta de la CGT es establecer un 85% de aumento sobre el último monto a partir del 1 de febrero, fijando una base de $ 288.600. Está propuesta tuvo el acuerdo de las tres centrales obreras y el rechazo de la contraparte empresaria”.

“El Gobierno evitó por todos los medios posibles que la reunión se desarrollara con normalidad, los empresarios encabezados por la Unión Industrial Argentina fueron complacientes con esa estrategia y no formularon ninguna propuesta”, señaló la central sindical.

Y se quejó de que “los mismos empresarios que en la OIT defienden el diálogo social y los consensos colectivos como herramienta fundamental para el desarrollo económico y social del país, hoy borraron con los hechos lo que pregonan con palabras en los foros internacionales”. 

“La Confederación General del Trabajo ratifica la importancia de establecer un nuevo valor del Salario Mínimo Vital y Móvil, absolutamente degradado por el intolerable proceso inflacionario”, señaló la CGT.