Silvia Batakis permanece en el ojo de la tormenta luego de haber salido al aire un informe de Jorge Lanata, en el que señala a la presidenta del Banco Nación por habilitar el pago de sueldos millonarios, entre ellos el de su ex marido, la gerente general de la entidad y Pitty, la numeróloga.

Tras conocer estos hechos, la diputada nacional de Juntos por el Cambio, Graciela Ocaña, se presentó en Comodoro Py y denunció a Batakis por incumplimiento de los deberes de funcionario público, defraudación contra la administración pública por administración fraudulenta y peculado.

De acuerdo a la legisladora, tanto la ex ministra de Economía como María Carmen Barros (gerente general) cometieron “diversas maniobras fraudulentas para enriquecerse y enriquecer a terceras personas allegadas a ellas a costa del erario público”. Además, asegura que estas decisiones no contaron con el aval de los directores de la entidad.

“Más que un servicio para el Banco, es claro que el servicio es un servicio privado para Barros y que lo abonó mediante una factura apócrifa que se cobró con dinero público que les pertenece a todos los argentinos”, añadió.