En el marco de un nuevo paquete de medidas para la recuperación del poder adquisitivo de las familias argentinas, el Gobierno acordó este martes el congelamiento de tarifas de electricidad y gas hasta noviembre.

El ministro de Economía y candidato presidencial, Sergio Massa, acordó que no se llevará a cabo el nuevo cuadro tarifario y los aumentos previstos quedan en suspenso hasta noviembre.

El congelamiento será exclusivamente para usuarios residenciales. Esta medida se conoce luego de que el titular del Palacio de Hacienda anunciara en las últimas semanas una suma fija para trabajadores públicos y privados, medidas para monotributistas y pymes, y refuerzos para jubilados y beneficiarios de prestaciones de ANSES.

El congelamiento en las tarifas se suma a la batería de medidas que tomó el Gobierno nacional luego de la devaluación del 22% dispuesta tras el resultado de las PASO de agosto, la cual se espera que eleve el índice inflacionario a dos dígitos.

En septiembre, la Secretaría de Energía había autorizado incrementos de hasta 11% en la boleta de luz de los usuarios que quedaron dentro de las categorías de ingresos más altos -5,3 millones de hogares- y medios -2,8 millones-. Sin embargo, el aumento se pospondrá hasta noviembre

Además, se espera que en los próximos días el Ministerio de Economía confirme los alcances de la quita de aportes patronales para aquellas pymes que tomen nuevos empleados, es decir, para quienes incrementen su planta personal, una medida que apunta a convertir los planes sociales en empleos y que ya fue anticipada por Massa.