La comunidad educativa de Tucumán no tiene tranquilidad debido a una serie de alertas de bombas que ponen en jaque el dictado de clases. En muchos casos las escuelas no pueden abrir, y en otros deben realizar evacuaciones de emergencia. Ante estas alarmas, ya se volvió común ver las calles de la capital tucumana repletas de alumnos que esperan para volver a las aulas. La situación se replica en zonas más alejadas al centro. En la mañana de este martes fueron evacuadas al menos dos escuelas en San Miguel de Tucumán.

Las amenazas advirtiendo sobre explosivos son realizadas por grupos autodenominados terroristas. Envían los mensajes a través de mails, fax o llamados telefónicos durante la noche previa a la jornada o en el transcurso de la misma mañana. Hasta el momento siempre han sido falsas alarmas, pero conllevan un despliegue policial importante ya que se van realizando operativos en las distintas instituciones.

“La Dirección de Delitos Telemáticos está trabajando de manera conjunta con la Unidad Fiscal de Decisión Temprana, se ha realizado una investigación donde se obtuvo la identificación de una serie de números de teléfono, chats y mails. A raíz de esto, la Justicia debe enviar las medidas a las empresas como Google u otros organismos internacionales que tienen sus políticas de privacidad y exigen una orden judicial para avanzar con la investigación”.

Subsecretario de Seguridad, Rolando Gómez.

Sin lugar a dudas, es una situación que altera a las autoridades gubernamentales. ¿Qué dicen al respecto? Desde el gobierno aseguraron que investigan arduamente los hechos para ponerle fin y detallaron que “Otra hipótesis que se maneja tiene que ver con un posible reto de TikTok, pero todo sigue bajo investigaciones. El 99% de las denuncias provienen de instituciones de nivel secundario”.

Debido a la cantidad de horas perdidas, desde el Ministerio de Educación provincial evalúan medidas para recuperar el tiempo y dar todos los contenidos pautados. Entre esas medidas se considera dictar clases los sábados. “Manifestamos nuestra preocupación. Una falsa amenaza de bomba es un delito de gravedad. Desde el Ministerio de Educación, hemos puesto a disposición todos los elementos aportados por las instituciones afectadas para colaborar con el avance de las investigaciones que llevan adelante los organismos competentes. Se instruirán los mecanismos necesarios para que cada escuela o colegio recupere las clases interrumpidas”, señalaron las autoridades educativas provinciales.