Tras regresar de Estados Unidos, el presidente electo, Javier Milei vaticinó un duro panorama para los primeros meses de su gobierno. “Va a haber una estanflación, porque cuando haga el reordenamiento fiscal eso va a impactar negativamente en la actividad económica”, anticipó el libertario que asumirá el 10 de diciembre.

En concreto el la demonización estanflación alude a los dos términos que hacen la palabra: estancamiento inflación. Esto significa que a diferencia de lo que pasa en la actualidad, la actividad económica caerá y paralelamente los precios seguirán subiendo a un ritmo más acelerado del actual y a su vez se generará un aumento del desempleo.

En declaraciones a radio La Red, Milei sostuvo: “La inflación va a seguir alta porque es el resultado del descalabro que hizo este Gobierno. Estamos creando todos los mecanismos para detener la emisión de dinero para que, en un lapso de entre 18 a 24 meses, terminemos con la inflación”. Sn embargo garantizó que “la única billetera que va a estar abierta es la de Capital Humano para dar contención a los caídos”en referencia a los programas de asistencia social.

Además el mandatario se refirió al pedido de gobernadores de asistencia para hacer frente a sueldos y aguinaldos e insistió con el programa de ajuste del gasto público: “La respuesta es que hay que poner los números en orden. La respuesta es corten otros gastos y paguen los salarios. No hay más plata”. Acto seguido expresó: “Estamos peor que en la previa de la hiperinflación de [Raúl] Alfonsín¿Queremos seguir con esta fiesta? Después no se quejen”. 

Finalmente Milei concluyó que “los que plantean este problema porque no quieren tocar la propia serán los responsables ante la sociedad de generar un desastre hiperinflacionario que será el peor de la historia con el agravante de que estamos partiendo de niveles de pobreza e indigencia peores que en el 2001”