Hoy es 10 de octubre y contradictoriamente a la fecha que marca el calendario, la Plaza Lavalle en Buenos Aires, está bastante vacía. Miles de transeúntes circulan por la zona pero apenas unos pocos se detienen a ver la estatua de José Neglia y Norma Fontenla, dos de los bailarines de ballet más celebres de la historia Argentina. Lo mismo sucede en la capital de Córdoba. Trabajadores y estudiantes, caminan apurados por la avenida Yrigoyen desconociendo que en el interior del Teatro del Libertador hoy es un día de reconocimiento, festejo y memoria.

Lejos de lo que muchos pueden pensar , esta fecha no nace como un evento más para colocar en el calendario. El 10 de octubre de 1971 fue una jornada de luto en nuestro país, ya que un accidente de aviación provocó la muerte de nueve bailarines pertenecientes al elenco estable del Teatro Colón, con lo cual cada 10 de octubre se conmemora el Día Nacional de la Danza.

Los bailarines se dirigían a la ciudad de Trelew para presentarse en el Teatro Español. Después de despegar de Aeroparque, el avión se precipitó sobre aguas del Río de la Plata, cuando intentaba regresar al aeropuerto por fallas en uno de sus motores y no hubo sobrevivientes.

Día Nacional de la Danza: luto, memoria y luchas históricas • Canal C

A años de este accidente y en honor a la fecha cabe represar el papel de la cultura en nuestra sociedad . El día nacional de la danza amanece tambaleante, hambriento de escuchas y sobre todo, en el constante vaivén de la lucha ¿Y si se nos está vaciando la memoria? ¿Será que estaremos cometiendo ese atroz hecho de olvidar a la cultura, de ponerla como florero? 

Estas son las preguntas que miles de personas que viven de las artes escénicas se están replantando en la actualidad en torno a la Ley Nacional de Danza, un pedido, que según Eugenia Schvartzman del Movimiento Nacional de Danza, ya es histórico.

“Desde hace más de 30 años que el sector de la danza viene expresando la necesidad de contar con un organismo destinado a generar políticas culturales que protejan el desarrollo de la actividad para que no sea sólo una lógica de mercado la que defina qué, cómo y para quién se produce contenido dancístico en nuestro país”, expresaron en un comunicado.

“La danza, tanto en su manifestación artística como social, forma parte de la cultura y como tal, es parte central de nuestra identidad como sociedad, nos permite asumirnos como Nación y al mismo tiempo nos atraviesa y nos relaciona con la historia, con el presente y con el futuro en un constante dinamismo, componiendo nuestro patrimonio y soberanía en clave pluricultural”, cierran desde el movimiento.