El ministro de Economía y candidato presidencial por Unión por la Patria, Sergio Massa, anunció  dos medidas que apuntan a mejorar la inclusión laboral de las personas con discapacidad y a transformar los programas sociales en programas de empleo.

En una conferencia de prensa, Massa dijo que la primera medida tiene como objetivo “eliminar la absurda contradicción de que quien tiene una discapacidad no puede acceder al mercado de trabajo porque se le suspende la pensión”.

Sobre la eliminación del impedimento para que las personas con discapacidad no puedan acceder al sistema formal de trabajo, Massa señaló que esa “barrera” que había nacido como un derecho “protectivo del Estado” terminó funcionando como un “límite”.

Esta medida , según aclaró el funcionario, no quiere decir que a las personas con discapacidad beneficiarias de la pensión les sea suspendido ese beneficio, sino que “van a poder integrar la pensión a su ingreso en el mercado de trabajo”.

“El objetivo es incluir y ampliar oportunidades. Es un primer paso en un proceso en que además debemos consolidar el proceso de inclusión rompiendo barreras arquitectónicas a partir de un Estado que trabaje en el diseño de ciudades inclusivas”, añadió.

La segunda medida, que entrará en vigencia el 1 de enero de 2024, establece que los programas sociales pasarán a ser programas de inclusión laboral.

“Queremos que las personas beneficiarias de programas sociales dejen de ser beneficiarias de programas sociales para ser beneficiarias de programas de inclusión laboral“, dijo Massa.

LEER MÁS: Aumenta la nafta un 10% en todo el país

Así, detalló, los programas sociales “van a tener capacitación laboral obligatoria, inscripción en las bolsas de empleo de cada una de las ciudades y de cada una de las gerencias de empleo, y el control de contraprestación, tanto en las unidades ejecutoras de desarrollo de programas productivos como en las actividades que desarrollen en provincias, municipios o empresas”.

Además, el programa Puente al Empleo será consolidado. Este programa contempla que aquellos que hoy tengan un programa social y pasen a trabajar en una empresa, mantengan el beneficio durante un año y el empleador que lo tome complete el salario de convenio. Para incentivar a los empleadores a tomar a beneficiarios de programas sociales, no pagarán cargas sociales durante dos años.