El presidente electo Javier Milei ultima los detalles de la elaboración de un proyecto de ley ómnibus, que sería tratada en el Congreso en los primeros días de mandato. Para aprobarlo, La Libertad Avanza trabaja en la búsqueda de consensos en pos de conseguir los votos.

Después de su reunión, la semana pasada, con los legisladores electos de los bloques de ambas Cámaras, y de confirmar que las autoridades del Congreso serán libertarias, ayer invitó a sendas reuniones a varios actores -propios y de otros partidos-, que considera clave para reunir consensos. Su principal ambición es que avance rápido y llegue a buen puerto su proyecto de ley “ómnibus”, que incluirá una serie reformas económicas y políticas para el primer tramo de su gestión, y cuyo contenido se mantiene bajo siete llaves.

Una ley ómnibus se trata de un tipo de norma que regula materias que, por su contenido, deberían estar en leyes separadas o que si bien refieren a una misma temática pero que tienen como finalidad modificar decretos o leyes que se publicaron de manera separada. Es decir, se trata de un paquete de medidas de leyes.

La principal función de una ley ómnibus suele ser impactar en medidas económicas, lo cual es una de las propuestas de campaña de Javier Milei que busca plasmar en su gestión. En ella se pueden integrar modificaciones impositivas, de dependencias estatales o por ejemplo pauta publicitaria y envíos de fondos discrecionales.

Por el momento, se especula con la posibilidad de que dentro del paquete de medidas se promuevan cambios en el régimen legal económico, con eje en la apertura comercial, y que también se impulse una reforma en materia política y, posiblemente, electoral. Entre los cambios se propondría una modernización del Estado con la reducción de ministerios y estructuras del Gobierno nacional.