El presidente electo Javier Milei y su hermana Karina Milei, quién también es su asesora, participaron de una tradicional celebración judía en el barrio porteño de Balvanera en la noche del sábado. Se trató de la Havdalah, que es una ceremonia de separación del Shabat del resto de los días que componen la semana.

En el evento religioso, Milei recibió la bendición del Mekuval rabino David Pinto Shlita. En redes sociales se viralizó rápidamente el momento en el que el futuro mandatario recibe la bendición por la autoridad judía.

“Celebro a este hermoso país, la Argentina, y pido a Dios que proteja a la Nación Argentina para que vuelva a ser lo que fue antes. Estoy seguro de que con la ayuda de Dios ayudarás a la Nación y, con el pueblo de la Argentina, lo lograrás”, expresó en ingles Pinto Shilta al recibir a Milei, quien optó por responder también en inglés: “Thank you, thank you, rabbin”.

El rabino Pinto Shilta le pidió a Milei el nombre de su madre para extender la bendición, pero por un error de interpretación con el idioma, el fundador de La Libertad Avanza respondió el de su hermana. Sin embargo, la equivocación fue corregida al instante y el próximo jefe de Estado brindó el nombre de su progenitora Alicia Lucich quien recibió también la sacralización.

La relación de Javier Milei con el judaísmo

El fundador de La Libertad Avanza Milei aseguró en varias ocasiones su intención de convertirse al judaísmo y que estudia exigentemente la Torá. En una entrevista televisiva realizada en septiembre el libertario confesó que no asiste más a la iglesia.

“No voy a la iglesia, voy al templo. Tengo un rabino se cabecera. Estudio la Torá. Se me reconoce internacionalmente como amigo de Israel. Estoy a poco de ser judío, sólo me falta el pacto de sangre”.

Javier Milei.

A su vez, en los últimos días, expresó su absoluto apoyo a Israel en el conflicto bélico con el grupo terrorista palestino Hamas y anunció que trasladará la Embajada Argentina de Hertzlia a Jerusalem.

Por otra parte, el economista libertario tiene previsto en su agenda viajar a Estados Unidos antes de su asunción y visitar allí la tumba de “Rebe de Lubavitch”, un histórico rabino que murió en 1994.