Con una temporada de verano ya iniciada y el comienzo de los informes de contagios de dengue, zika, chikungunya y encefalomielitis equina en la provincia de Córdoba, la demanda de repelentes de mosquitos y varios insectos crece. Pero también, subieron fuertemente los precios de las distintas presentaciones que existen en el mercado.

El costo de estos productos varía debido a diversos factores, como tipo de presentación (aerosol, spray, crema); tamaño; marca y características especiales como estar destinado al uso en bebés y niños.

EN SPRAY:

Se consiguen envases de 100 o 150 ml. Las marcas más comerciales o conocidas pueden superar los $7.500, y las segundas llegan a $3.000.

EN AEROSOL (recordar que no se pueden llevar a bordo en los aviones):

Un envase de 290 cm3 de primera marca se consigue en $5.000. Uno que es casi la mitad de ese contenido, de 170 cm3, está en promedio a $1.800. Una segunda marca en un recipiente de 165 cm3, llega a los $1.400.

EN CREMA:

Este tipo de presentación podría considerarse la más económica, aunque hay que tener en cuenta el rendimiento de un recipiente. Uno repelente en crema de primera marca de 196 gramos cuesta unos $2.190 y otro de 60 gramos, $1.500. Una segunda marca de tamaño chico se puede conseguir desde $300.

La diferencia abismal puede observarse en productos destinados específicamente a bebés y niños, cuyas pieles suelen ser más sensibles que las de los adultos. Precisamente, los envases en crema y spray de 100 ml de primeras marcas superan los $8.000. En tanto, las marcas económicas en envases de 70 y 50 gramos se consiguen en $2.700 y $2.200 respectivamente.

Se recomienda leer atentamente las instrucciones de uso de estos productos para no provocar irritaciones en la piel, y colocar la cantidad necesaria en cada aplicación.

Con información de La Voz